BULLYING

¿QUÉ ES EL BULLYING?

Tipo de acoso psicológico o físico, continuo, deliberado y desigual, que se da fundamentalmente en los entornos escolares y cada vez a edades más tempranas. Si bien no se considera una práctica social nueva, su incremento sí se atribuye a los cambios que enfrenta nuestra sociedad actual.

¿QUÉ ES EL CIBERBULLYING?

Otro tipo de acoso escolar es el ciberbullying o ciberacoso, el cual se produce a través de dispositivos electrónicos, como teléfonos móviles, ordenadores o tablets, y que puede acarrear incluso problemas legales a los progenitores del menor o sus tutores, ya que son ellos los responsables de los actos de sus hijos ante la sociedad.

En el acoso escolar “tradicional” la víctima puede sentirse segura cuando permanece en su casa, siendo el hogar un refugio para lo que está viviendo en el colegio, pero en el ciberbullying las paredes desaparecen y ya no hay donde esconderse, llegando el acoso a un público más masivo (ya no acotado a la clase o entorno escolar) y el hostigamiento puede llevarse a cabo sin que la víctima esté delante, sino a través de los dispositivos y redes sociales.

¿QUÉ CARACTERIZA EL BULLYING / ACOSO ESCOLAR?

  1. Es continuo, se da reiteradamente y a lo largo del tiempo.
  2. Es deliberado, existe una intención clara de herir y hacer daño a la víctima.
  3. Es desigual, dándose en relaciones interpersonales caracterizadas por un desequilibrio de poder, pudiendo ser por edad, tamaño, número, capacidad verbal…

PERO ¿POR QUÉ ACOSAN LOS MENORES?

  • Por seguir la corriente, para no ser tildado de cobarde. En este caso, no existe motivo alguno para acosar a uno u otro menor
  • Por diversión, pues los niños puede que no se den cuenta de que lo que están haciendo puede causar daño, psicológico o físico, al compañero. A veces, los menores acosados, para sentirse aceptados, disimulan su dolor y aparentan que este comportamiento que reciben les es divertido
  • Porque alguien no les cae bien o se siente celoso
  • Porque le hace sentir poderoso y como esa sensación le satisface, le lleva a repetirla, convirtiéndose así en acosador
  • Porque le hace sentirse admirado o respetado por los demás
  • Porque así puede conseguir las cosas que quiere (dinero, comida, juguetes…)
  • Porque son víctimas de violencia intrafamiliar y buscan canalizar su frustración, a través de este tipo de comportamientos, sobre otras personas más “débiles”

 

¿QUÉ CARACTERÍSTICAS PODRÍAN DEFINIR AL MENOR ACOSADOR?

  • Tiene un temperamento agresivo e impulsivo
  • No sabe cómo comunicar y pedir las cosas
  • No es capaz de empatizar, careciendo de sentimientos de culpa
  • No sabe controlar la ira
  • Tiene una conducta altamente hostil
  • Tiene baja tolerancia a la frustración
  • Muestra dificultada para seguir reglas y normas
  • Es reservado e inaccesible
  • Muestra tener facilidad para provocar a los demás
  • Posee un carácter conflictivo
  • Tiene una alta habilidad para mentir
  • Aparece en casa con cosas que no son suyas, no sabiendo explicar cómo las ha conseguido
  • Habla despectivamente de compañeros

¿QUÉ PUEDEN HACER LOS PADRES/TUTORES DEL MENOR ACOSADOR?

  1. Evitar negar el hecho y pretender hacer que no pasa nada
  2. No culparse sobre el comportamiento del menor pues no tiene que ser un reflejo directo de lo que se le inculca en casa, si no que puede estar siendo influido por medios de comunicación, compañeros y/o acontecimientos que suceden en el colegio
  3. Descubrir qué siente el menor, qué le sucede y por qué se comporta a sí, tendiendo un puente de comunicación entre ambos
  4. Identificar sus aficiones y gustos para involucrar al menor y poder canalizar así su actitud y conducta agresiva
  5. No ignorar la conducta del menor y hacerle ver que los actos tienen consecuencias. Hacerle cumplir las normas y que asuma las responsabilidades de su comportamiento, pero sin dejar de demostrarle amor y apoyo
  6. Preocuparse por conocer su entorno, sus amigos y las actividades que realizan juntos
  7. No utilizar comportamientos violentos para pretender aleccionar y reprender al menor, pues la violencia genera más violencia y existen muchas otras alternativas para frenar este tipo de conductas
  8. Enseñar al menor a reconocer sus malas acciones y a pedir disculpas por ellas, a la vez que elogiar y felicitar su conducto cuando esta sea positiva, pues así se reforzará su autoestima y confianza en sí mismo
  9. Valorar la posibilidad de que la familia acuda a psicoterapia para adquirir herramientas y recursos que le permitan gestionar la situación y modificar aquellas conductas violentas en el menor

¿EN QUÉ FIJARNOS PARA SABER SI UN MENOR ES VÍCTIMA DE BULLYING?

  • Tiene dificultades para dormir
  • Se queja de frecuentes dolores de estómago, pecho y cabeza
  • Tiene ganas de vomitar o vomita con frecuencia
  • Tiene un llanto constante y sin causa aparente
  • Falta frecuentemente al colegio o pone excusas para no ir
  • Se aprecia una falta de arreglo personal
  • Mantiene una postura encorvada, lánguida y cabizbaja
  • Se aísla, no quiere salir ni jugar y evita cualquier reunión social
  • Falta de apetito
  • Apatía y mal humor
  • Actitud agresiva o impulsiva sin motivo
  • Se aprecia su material escolar y su ropa rota o descuidada
  • Presenta moratones, rasguños o heridas evidentes
  • Aqueja cansancio y desgana
  • Manifiesta querer cambiar de colegio
  • Baja su rendimiento y sus calificaciones empeoran
  • Manifiesta quejas somáticas, especialmente los domingos por la noche o lunes por la mañana
  • Lleva a cabo ciertas conductas autodestructivas
  • Pierde dinero/comida frecuentemente o demanda más a sus progenitores

Si dos o más de estas conductas se repiten durante al menos dos semanas seguidas, podría ser indicio de que el menor estuviese sufriendo acoso escolar, de ahí la importancia fundamental que tienen los padres o tutores de mantenerse siempre atentos y observar la conducta o los mensajes (verbales y no verbales) que transmiten los menores.

 ¿QUÉ PUEDEN HACER LOS PADRES/TUTORES DE LA VÍCTIMA?

  1. Dar mucha confianza al menor para que hable con los padres o tutores, para que les cuente tanto lo bueno como lo malo y dejar que se desahogue sin criticar, reñir ni juzgar
  2. Investigar qué está sucediendo, hablando con los amigos y familiares más cercanos y con los que tenga más confianza el menor, además de con el tutor del colegio
  3. Si se confirma que el menor es acosado, mantenerse calmado, con una actitud abierta y comprensiva, demostrándole confianza y determinación ante esa situación (hacer que se sienta respaldado y seguro)
  4. Hacer entender al menor que lo que está sucediendo no es culpa suya y trabajar para que su confianza y autoestima se afecten lo menos posible
  5. Es importante no pedir al menor que tome venganza ni que lleve a cabo comportamientos o conductas similares a las que está sufriendo
  6. Contactar con el colegio y con los profesores para informarles de la situación y pedirles el máximo de colaboración y ayuda
  7. Siempre valorar la necesidad de que la familia acuda a terapia psicológica para contar con el apoyo necesario para gestionar y afrontar una situación tan compleja, tanto para el menor como para la estructura familiar

Sin duda, el Bullying o acoso escolar es un problema que, por su dimensión y marcado incremento en los últimos años, debe ser una de las prioridades no sólo de los padres/tutores con los menores, sino en clara y estrecha colaboración con los profesores y tutores, quienes por su papel activo en el colegio, ocupan una posición clave, no sólo a la hora de detectar el problema en el mismo momento de su inicio, sino también para prevenirlo.

Así pues, con los menores con los que interactuamos, bien sea como padres/tutores, como profesores, familiares, profesionales de la salud, etc., tenemos que tener muy presente la importancia de ser un ejemplo a seguir, inspirándoles y transmitiéndoles buenos valores, estimulando una comunicación abierta, siempre reforzando su autoestima y confianza, para ayudarles a desarrollarse y crecer como personas respetuosas, empáticas y responsables.

 

 

Patricia Díaz (Psicoterapeuta individual y familiar – Psicóloga Forense)

 

 

Texto adaptado de la obra “El Libro del Bullying” de Alexander Schwarz S.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*